USTEA DENUNCIA MÁS PRECARIEDAD EN LAS RESIDENCIAS DE TIEMPO LIBRE

USTEA DENUNCIA MÁS PRECARIEDAD EN LAS RESIDENCIAS DE TIEMPO LIBRE

 

La Junta ahora, en tiempos de reconocida “mayor estabilidad financiera”, propone un recorte brutal en los puestos de trabajo de las Residencias de Tiempo Libre de Andalucía, cambiando 132 puestos de vacantes de contrato anual a fijo discontinuo con seis meses al año. Así pretende iniciar la modificación de toda la plantilla a carácter fijo discontinuo y consolidar el cierre anual de estos centros seis meses al año. Los centros afectados son las Residencias de Tiempo Libre de Marbella (Málaga), Pradollano (Granada), Punta Umbría (Huelva), Aguadulce (Almería) y La Línea de la Concepción (Cádiz).

 

Para nada vale el Acuerdo para la defensa y mejora del empleo público en la Administración de la Junta de Andalucía firmado con pomposidad con los sindicatos mayoritarios. En este caso, ni lo defiende ni lo mejora, pues textualmente dice:

 

Desde este reconocimiento, dado que la situación económica está alcanzando un mayor nivel de estabilidad y asumiendo que las medidas adoptadas en su momento han generado en el colectivo de empleados públicos un sentimiento de lesividad, tanto desde el punto de vista económico como profesional, ha llegado el momento de reivindicar con fuerza su papel, con el objetivo prioritario de recuperar el clima de satisfacción y motivación.

Es imprescindible el mantenimiento y el avance de los servicios públicos y su fortalecimiento a través de políticas de mejora de los mismos basadas en el reconocimiento de la labor desempeñada por las empleadas y empleados públicos.

Por ello, resulta necesario avanzar en la recuperación de la calidad del empleo público, como medida indispensable en la mejora de los servicios a la ciudadanía andaluza.

 

En consecuencia, la Junta de Andalucía y las organizaciones sindicales firmantes de este Acuerdo tienen la firme voluntad de adoptar medidas que contribuyan a avanzar en la defensa y mejora del empleo público en la Administración de la Junta de Andalucía, así como en la recuperación de los derechos suspendidos durante la crisis económica.”

Aquí se lo salta y contradice la Administración con premeditación y alevosía. Continúa el sentimiento de lesividad, provoca crispación y desmotivación entre el personal, y no se avanza en calidad, es una regresión en toda regla, papel mojado.

 

Con premeditación, porque incluso han ido haciendo contrataciones de carácter fijo discontinuo, en fraude de ley, aún sin reflejarlas en las correspondientes relaciones de puestos de trabajo (R.P.T.) de los distintos Centros de Tiempo Libre. En la última Comisión de Convenio de 13 de julio de 2017, USTEA denunció, en solitario, esta situación (ver informe apartado 15); al contrario, UGT-CCOO-CSIF aceptaron la propuesta de la Junta.

Es ahora, a posteriori, cuando presentan para la próxima Subcomisión de Valoración y Definición de puestos de trabajo, del día 6 de noviembre, la correspondiente modificación de la R.P.T. Estamos, por tanto, ante una decisión impuesta, preconcebida, no negociada, de hechos consumados y desleal con los trabajadores.

Que las Residencias carecían de recursos humanos para desarrollar de modo eficiente sus actividades era algo conocido por los trabajadores. En la memoria justificativa, la Junta reconoce la necesidad de puestos de trabajo esenciales para poder realizar de manera coherente y eficiente el trabajo. Pero, sorpresivamente, la solución que se da no es más que empeorar la situación laboral de 132 puestos de trabajo. Nada hay de creación de puestos que especifican como realmente necesarios (Oficiales de Cocina, donde sólo hay auxiliares sin jefes, por ejemplo). En este sentido, resulta particularmente contradictoria la reducción de actividad en categorías dedicadas, precisamente, al mantenimiento ordinario de los centros (como jardineros y peones).

La justificación de la Administración sobre el progresivo desmantelamiento de los servicios que venían ofreciendo las Residencias de Tiempo Libre era coyuntural y de origen económico (a causa una Ley de Equilibrio Financiero impuesta), ha ido desmontándose. Año tras año, la Junta ha disminuido servicios y meses de actividad, reduciendo coberturas de puestos, y ahora, cuando reconoce que se está alcanzando mayor nivel de estabilidad económica, continúa con un recorte feroz en la R.P.T. con el objetivo de reducir a la mínima expresión, y de manera definitiva, el objeto de las Residencias de Tiempo Libre de Andalucía. Este gobierno andaluz sigue recortando derechos sociales y sigue precarizando los derechos laborales de sus propios empleados públicos.

Por todo ello, y como ya anunciamos en su día (en la Comisión Convenio del 13 de julio de 2017), USTEA no va a apoyar la decisión de la Junta de precarizar puestos de trabajo.

A estas alturas sólo cabe (y hay un Acuerdo para ello) recuperar todo lo recortado desde 2012. Entre muchas otras cosas, recuperar la dignificación de las Residencias de Tiempo Libre y su vuelta inmediata a los servicios que venían prestando hasta 2012, lo que conlleva ofertar todas las plazas reales disponibles, mayor tiempo de apertura, más servicios de cocina y estancia, cobertura de las plantillas y el incremento de programas sociales específicos, entre otras.